29 de junio de 2016

Marco Antiguo

Que placer poder restaurar un marco antiguo, lleno de molduras que estaba tirado y olvidado dentro de ese armario.
Llegó al taller algo roto, le faltaban piezas y el comentario.."se puede hacer algo con esto?"
Y cuando nuestros ojos pueden ver y nuestra imaginación nos da alas para volar, emprendemos el camino de la restauración.
Se tallaron nuevamente las molduras, se unificó el color y a continuación se le dio esta bellísima patina tan sutil. Se le colocó un espejo y hoy luce en su nuevo hogar. Y además de restaurado, fue regalado con mucho amor.
A ver si pueden adivinar las molduras nuevas?

Casita de muñecas

Me encanta cuando las chicas traen al taller casitas de muñecas para intervenir. Así que le pusimos manos a la obra y con pintura, decoup...